Plan de Parto y Nacimiento

El plan de parto es un documento en el que la mujer puede expresar sus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre el proceso del parto y el nacimiento. Disponer de esta información por escrito será de gran ayuda para nosotros, el equipo de COMAT, que atenderemos en el momento del parto: facilitará la comprensión del proceso y la participación activa tanto de la mujer como de su acompañante, y evitará tener que comunicar sus preferencias el día del parto, momento en que el estado emocional y físico es más vulnerable y la mujer se halla centrada en el proceso vivencial.

 

Este documento no sustituye la información que proporciona el equipo profesional que atiende durante el embarazo (matrona, médico). Además, realizar la educación maternal online o acudir a las sesiones presenciales de preparación para el nacimiento, puede ayudar a que todo el proceso sea una experiencia satisfactoria.

 

Se puede elaborar un plan de parto y nacimiento en cualquier momento de la gestación, aunque lo ideal es hacerlo durante las semanas 28-32, preguntando cualquier duda a vuestra matrona o a tu ginecólogo. En el momento del parto la gestante podrá modificar cualquiera de las preferencias aquí escritas, según su estado y el desarrollo de los acontecimientos.

 

Desde Comat Matronas hemos elaborado el PLAN DE PARTO que recogeremos el día del parto, este documento no contempla la posibilidad de elección de prácticas no aconsejadas actualmente por la evidencia científica por ser innecesarias o perjudiciales en el curso de un parto normal. Por este motivo, se informa de manera resumida sobre las prácticas adecuadas para la asistencia al parto y nacimiento, recogidas en las recomendaciones de la Estrategia de Atención al Parto Normal, en la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva del MSPSI, y en la Guía de Práctica Clínica sobre la atención al parto normal.

 

Si hay algo a tener en cuenta es que un plan de parto no tiene como objetivo planificar el desarrollo del parto y nacimiento. Si surgen circunstancias imprevisibles, el personal sanitario aconsejará la intervención más oportuna, y la realizará tras informar adecuadamente y pedir el consentimiento. El resto de cuidados y buenas prácticas se seguirán realizando según las recomendaciones de las guías de evidencia y protocolos, así como de las preferencias expresadas por la madre en su plan de parto.

 

¡Recuerda! Si vas a dar a luz con nosotros en el Hospital San Juan de Dios de Córdoba, éste es el plan de parto que debes llevar.

 

¿Alguna duda? Para más información no dudes en consultarlo con nosotros.

 

El equipo de Comat Matronas.


Compartir

Algunos síntomas que pueden aparecer o no en el embarazo

Los síntomas del embarazo, se convierten en muchas ocasiones en un miedo en la creencia de que son una “enfermedad” adquirida con el embarazo y no es así, estos son necesarios, porque son los que nos van a dar esa tranquilidad y los que nos van a confirmar que estamos embarazadas.

Pueden ser diversos, al principio de la gestación suelen ser los relacionados con el nivel digestivo como las náuseas o los vómitos. Hay mamás que sufren más este tipo de síntomas y necesitan tratamiento, sin embargo, es un síntoma totalmente normal.

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas de embarazo?

A veces, los primeros signos pueden pasar desapercibidos, porque generalmente pueden confundirse con otra sintomatología o incluso con las del periodo menstrual. Los primeros signos suelen aparecer cuando el embrión se implanta en el útero hasta la 13ª semana de gestación.

Durante este tiempo, el organismo de la mamá experimenta diversos cambios y se produce un aumento de la producción de hormonas. La mayor parte de estos cambios provocan los síntomas, estos suelen aparecer entre la semana 5ª y 6ª de embarazo.

Algunos síntomas que pueden aparecer en el embarazo o no

  • Pequeño sangrado vaginal: Es cuando se produce la implantación, esta puede causar un pequeño sangrado uterino, aunque suele ser un discreto sangrado vaginal y con una duración de unos 3 días. No todas las mujeres presentan esa señal y algunas de las que presentan no lo reconocen como un síntoma de embarazo, ya que lo interpretan como una menstruación que vino débil. Es importante que cualquier sangrado que surja después de que la gestante sepa que está embarazada debe ser comunicado al obstetra.
  • Retraso menstrual: es el síntoma que ocurre en el 100% de los casos, el más común y el que nos da la alarma para saber que estamos embarazadas. Esta es la señal que generalmente lleva a las mujeres a hacer la prueba de embarazo.
  • Cólicos o dolor abdominal: es un síntoma muy común y pueden surgir entre la 4ª y 5ª semana. Una incomodidad en la parte inferior del abdomen o una sensación de hinchazón abdominal.
  • Dolor y aumento del volumen de mamas, asimismo, puede haber cambios en la apariencia de los pezones. Muchas veces, el simple acto de tocar el pecho o llevar sujetador puede ser bastante incómodo. El aumento ocurre por alteraciones hormonales que estimulan el desarrollo de las glándulas mamarias.
  • Náuseas y vómitos: hasta el 70 % de las gestantes sienten náuseas en el primer trimestre y tienden a desaparecer en el 2º trimestre. Este síntoma parece estar vinculado a la producción de la hormona hCG u hormona del embarazo, que comienza a ser producida en gran cantidad cuando el embrión se implanta en el útero.
  • Intolerancia a los olores fuertes: se produce una mayor sensibilidad del olfato o desarrollar la habilidad de “superolfato”. Los olores que pasaban desapercibidos, ahora se vuelven insoportables.

Un aspecto que debemos tener en cuenta es que los síntomas de embarazo no son iguales para todas las mujeres, asimismo, una misma mamá podrá tener síntomas en un segundo embarazo completamente diferentes a los que tuvo en la primera.

Lo más importante, es tener siempre presente que debemos cuidarnos y que nuestra pareja y familia tiene que acompañarnos en esta feliz etapa.

El equipo de Comat Matronas


Compartir

¿Qué es la diabetes gestacional?

Una de las patologías más importantes que debemos tener en cuenta durante el embarazo, es la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que afecta a las mujeres embarazadas y que aparece debido a los niveles elevados de azúcar en sangre (hiperglucemia). Es decir, su cuerpo genera resistencia a la insulina y el páncreas es incapaz de producir la cantidad suficiente de esta hormona para regular los niveles de azúcar en la sangre con total normalidad.

 

La diabetes gestacional suele presentarse en la semana 20 de gestación y aunque no suele presentar síntomas asociados, sí puede tener consecuencias tanto en la salud del futuro bebé recién nacido, como en las mamás, que tienen mayor posibilidad de desarrollar preeclampsia, la cual se caracteriza por una presión arterial excesivamente alta.  Además, el riesgo de postparto de obesidad y la aparición de diabetes tipo 2 para la madre y el bebé se incrementa.

 

El riesgo de desarrollarla aumenta con la edad de la madre, además, también tienen mayores probabilidades las mujeres con sobrepeso u obesidad antes del embarazo y las que han aumentado mucho su peso durante la gestación. Aunque es cierto, que hay otros factores de riesgo como son los antecedentes familiares de diabetes o haber tenido diabetes gestacional en un anterior embarazo.

 

¿Cómo se diagnostica?

La diabetes gestacional se diagnostica a través de dos pruebas; la prueba de sobrecarga oral de glucosa y la prueba de tolerancia oral a la glucosa (curva larga de glucemia), esta última se realiza si da positivo la primera.

 

  • Prueba de sobrecarga oral a la glucosa: test de O´Sullivan

La prueba de sobrecarga oral a la glucosa o test de O´Sullivan, consiste en analizar una muestra de sangre una hora después de haber ingerido un líquido que contiene 50 gramos de glucosa. Si el nivel de glucosa en sangre es superior a 140 mg/dl puede indicar diabetes gestacional, por lo que será necesario confirmarlo con la prueba de tolerancia oral.

  • Prueba de tolerancia oral a la glucosa: curva de la glucosa

Esta prueba se realizará en ayunas durante al menos 8 horas. Se tomará una muestra de sangre y, a continuación, la mamá gestante beberá un líquido con glucosa. A continuación, durante las siguientes dos o tres horas tras la ingesta del líquido, se tomará una muestra de sangre a cada hora.

 

¡Mantente saludable!

 

Un control adecuado de la dieta, moderando el consumo de azúcar y priorizando la ingesta de cereales integrales, frutas y verduras, vigilando los niveles de glucosa, manteniéndonos activos y realizando ejercicio regularmente nos ayudarán a evitar la aparición de la diabetes gestacional y que el parto se desarrolle con total normalidad.

¿Tienes dudas? ¡Cuenta con el equipo de Comat Matronas!

www.comatmatronas.es


Compartir

La salud mental durante el embarazo y el posparto

La maternidad conlleva grandes cambios, no solo a nivel físico, sino también emocionales y psicológicos. Como se viva en el inicio, incluso desde el momento en el que se decida la búsqueda del bebé, se marcará la salud mental materna.

Y es que la salud mental durante el embarazo, es una cuestión muy importante, ya que la depresión y la ansiedad son muy comunes durante la gestación y pueden tener consecuencias en la salud física y emocional de la madre, así como en el desarrollo del feto.

Durante el posparto también pueden surgir diferentes sentimientos como la pérdida de la propia identidad, dificultades con la imagen corporal o inconvenientes para comenzar con la lactancia materna. Estas situaciones que, combinadas con algunos factores de riesgo como los antecedentes personales de depresión o la falta de apoyo, pueden provocar la aparición de la depresión posparto.

La depresión posparto, es una condición de salud mental muy frecuente que afecta a algunas mujeres tras el parto, siendo casi el 15% de las mamás quienes la padecen y pudiendo aparecer por diferentes causas, principalmente por la combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales.

Esta condición se caracteriza por la pérdida de interés o el placer sexual, la pérdida de energía, la irritabilidad o la culpabilidad, entre otros. Estos síntomas pueden ser leves o graves y pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas o meses, además, la mayoría de veces no se detecta la depresión por lo que es importante que previamente las embarazadas reciban atención psicológica siempre que lo necesiten, para ayudar a prevenir o tratar cualquier problema de salud mental.

Mantener un estilo de vida saludable que incluya dieta equilibrada, ejercicio y descanso ayudarán a mejorar la salud mental y física de la gestante, reduciendo el riesgo de complicaciones durante el embarazo.

En el artículo “Salud mental, la gran olvidada del embarazo” donde participan varios expertos del sector, entre los que se destaca Raquel Carmona, psiquiatra perinatal del Hospital San Juan de Dios de Córdoba y directora del programa de salud mental perinatal del Área Sanitaria Norte de Córdoba. En el estudio señala que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 25% de las embarazadas experimenta algún tipo de malestar psíquico y que 1 de cada 5 madres primerizas va a padecer algún tipo de trastorno o ansiedad durante el embarazo y el posparto. Siendo los problemas más comunes la depresión y la ansiedad, ya que la gestación se convierte en una etapa de enorme vulnerabilidad que predispone a las mujeres a padecer de algún trastorno mental o a sufrir una recaída en patologías previamente diagnosticadas.

Sin embargo, nuestra psiquiatra perinatal, indica que esta cifra podría ser mayor, ya que existe un infradiagnóstico de los trastornos mentales perinatales por diferentes motivos: “En España no tenemos datos, pero podemos hacer una estimación a partir de las cifras globales y hacernos a la idea de que la prevalencia de los trastornos mentales perinatales es muy elevada y de que necesitamos planes de acción concretos para prevenirlos y tratarlos. Subestimar estas patologías conduce a la ausencia de tratamientos adecuados en buena parte de los casos”.

La importancia de la intervención temprana

El objetivo de las diferentes investigaciones de psicología perinatal es mejorarla, ¿Cómo? Mejorando las políticas de salud, la atención a las embarazadas y familias y, sobre todo, dar información y actuar a través de la prevención.

La visibilización de la salud mental perinatal que puede darse en esta etapa es por sí misma una fuerte herramienta de prevención.  Conocer que pueden sufrir las mujeres en el embarazo y en el posparto y confiar en los profesionales para detectar estos problemas es vital, sobre todo cuando ya han sufrido episodios depresivos con anterioridad.

En Comat Matronas siempre confiamos en los mejores profesionales del sector, por ello podrás contar con la ayuda y profesionalidad de Raquel Carmona en el Hospital San Juan de Dios de Córdoba.

Y recuerda, cuenta siempre con el equipo de Comat Matronas.

 

Información basada en el artículo de El País, “Salud mental, la gran olvidada en el embarazo”.


Compartir

¿Cuáles son las funciones de la placenta? 

La placenta es un órgano esencial durante el periodo de gestación y comienza a formarse en el mismo momento en el que el óvulo fecundado se implanta en la pared del útero. Este ejerce importantes funciones vitales para el correcto desarrollo y crecimiento del feto, así como para su propia supervivencia.  

Normalmente, se sitúa en la cara anterior o posterior del útero, sin embargo, en el caso de que la placenta se ubique en la cavidad uterina, lo que llamamos placenta previa, puede tapar total o parcialmente el cuello del útero.  

 

¿Cómo se forma? 

La parte exterior procede de la transformación de la mucosa del útero, mientras que la interior, denominada trofoblasto, se forma a partir de los blastocistos del propio embrión, estableciendo una red de vasos sanguíneos a través de los cuales el feto recibe los nutrientes que necesita.  

 

¿Cómo funciona la placenta? 

La placenta va evolucionando a lo largo del embarazo, adaptándose a las necesidades del bebé y de su desarrollo.  

Aporta oxígeno al bebé  

Una de sus funciones más importantes es transportar el oxígeno inhalado por su madre, difundirlo en la sangre y alcanzar el sistema circulatorio del bebé, a través del cordón umbilical.  

Genera hormonas para el embarazo 

La placenta es responsable de generar una serie de hormonas vitales para la buena evolución y desarrollo del embarazo.  

  • Progesterona: También es producida por el cuerpo lúteo de los ovarios, una glándula temporal que se produce después de la liberación del óvulo. 

Durante el embarazo, la placenta se convierte en el principal productor de esta hormona. La elevación de los niveles de la progesterona permite que el cuerpo de la mujer no produzca óvulos adicionales, además, ayuda a iniciar la lactancia materna 

  • Relaxina: La hormona encargada de relajar los músculos y articulaciones que permiten conseguir que estos se adapten mejor al volumen del útero, el cuál va creciendo a medida que avanza el crecimiento del feto.  

Acción inmunológica 

Protege al bebé frente a las infecciones, manteniendo las bacterias y los virus fuera del útero a raya. Además, también impide que el sistema inmunológico de la mamá identifique al embrión como un cuerpo extraño.  

Funciona como lo haría un riñón  

Al igual que los riñones, la placenta es capaz de filtrar la sangre con el objetivo de eliminar sustancias dañinas que pueden ser peligrosas para el bebé. Un ejemplo de ello son los desechos, la sangre baja en oxígeno o el dióxido de carbono.  

Todas estas sustancias son eliminadas por las arterias umbilicales, pasando a la sangre de la mamá para finalmente ser expulsadas por medio de los riñones.  

 

¿Te ha quedado alguna duda sobre las funciones de la placenta? No dudes en contactar con Comat Matronas, estamos para ayudarte.  

 


Compartir

Las señales más claras para saber que estás de parto

Una de las principales dudas de las embarazadas, sean primerizas o no, es el temor de no reconocer las señales que indican que el momento de dar a luz ha llegado.

El cuerpo de cada mamá es distinto, pero si todo ha ido bien durante el embarazo, a partir de la semana 37 el parto podrá darse en cualquier momento, antes de las 37sg y ante cualquiera de estos signos hay que acudir a urgencias.

Es muy importante que nuestro cuerpo esté preparado para abrirse y darle la bienvenida a la vida. Cuidar de nuestra salud física y emocional para llegar a ese momento es vital, ya que es un proceso intenso que requiere de mucho trabajo y atención.

Existen señales previas que indican a la embarazada que el momento del parto se acerca, pero ¿Cuáles son esos signos que debemos tener en cuenta?

Signos del parto

 

TAPON MUCOSO: una secreción gelatinosa colocada en el cuello del útero, que tiene como función ser la barrera entre la cavidad uterina y la vagina. La liberación de este tapón no es señal de parto inminente, ya que, desde su expulsión, pueden pasar 15 días para que se produzca el parto.

Al liberar el tapón mucoso, debemos valorar si tenemos contracciones o no, ya que podemos incluso no notar que lo expulsamos, incluso podemos llegar a manchar un poco tras ello, lo cual es totalmente normal.

Tras la caída del tapón mucoso, se pueden mantener relaciones sexuales con penetración y eyaculación, ya que estas ayudan a que el cuello del útero esté más blando.

 

CONTRACCIONES: las contracciones aparecen a partir de la semana 32, son las llamadas contracciones de Braxton Hicks.

Debido al continuo crecimiento del bebé, se producen estas contracciones no dolorosas, en las que el útero va fortaleciéndose para el futuro trabajo de parto. Las contracciones de Braxton Hicks pueden producirse entre 10 y 12 veces al día con una duración entre 30-40 segundos. A partir de la semana 37 estas contracciones son las preparatorias al parto. LA CONTRACCION ES EL MOTOR DEL PARTO SIN ELLAS NO HAY NACIMIENTO.

La primera fase de las contracciones es la FASE PRODROMICA, aquí las contracciones son leves, irregulares y pueden ser molestosas. Aunque cada mujer las percibirá de distinta forma. Cuando las contracciones cogen ritmo y empiezan a molestar entramos en la FASE DE DILATACIÓN, es una fase lenta al principio por lo que no hay que tener prisa para ir al hospital, el tiempo en casa es un tiempo más íntimo donde nos podemos sentir más cómodas. Se dilata a un centímetro por hora así que, si los primeros cm son lentos de llegar, ÁNIMO TU CUERPO DE MUJER SABE.

CUANDO TUS CONTRACCIONES SEAN REGULARES CADA 5MIN DURANTE UNA HORA Y TENGAS SENSACION DOLOROSA, SERA EL MOMENTO PARA IR AL HOSPITAL

 

ROTURA PREMATURA DE MEMBRANAS: es lo que comúnmente se llama la “he roto la bolsa, la fuente…” este es un singo que no se debe dudar, SÍ O SÍ NOS VAMOS AL HOSPITAL.

No hay que asustarse, ni pensar que el parto es inminente, con tranquilidad preparamos las cosas y nos vamos al hospital. Iremos más ligeritos si es una mamá que ya ha parido.

 

MANCHADO: La progresión de las contracciones pueden hacer que empecemos a manchar el flujo vaginal, es una situación para pensar ir al hospital a que nos vean. El manchado se diferencia del sangrado en que es algo que veo cuando me limpio y va acompañado de flujo. Si la sangre es fluida y mancha la braguita es una situación de ir RÁPIDO AL HOSPITAL ANTE UN SANGRADO

 

¿Nuestra recomendación? Cuando llegue el momento en el que presentes estas señales, es importante mantener la calma y acudir al hospital lo más tranquila posible, para facilitar el trabajo de parto.

Y lo más importante… Siempre contarás con el equipo de COMAT para ayudarte en ese momento tan especial.

 

 

 


Compartir

Complicaciones más comunes del embarazo

¿Te has quedado embarazada y te preocupa tu salud? Cuando nos enfrentamos a esta etapa de la vida, es natural que nos surjan preocupaciones, sobre todo al saber que algunas mujeres experimentan embarazos de alto riesgo.  

Sin embargo, informándonos bien y recibiendo cuidados prenatales desde el inicio del embarazo, disminuiremos el riesgo de que aparezcan complicaciones tanto para tu salud como para la del bebé.  

Hoy en Comat repasamos algunos de los problemas más comunes que pueden surgir durante el embarazo. ¡Atenta! Si sufres alguno de los síntomas que describimos a continuación, no dudes en contactar con tu médico.  

Presión arterial alta 

Cuando se estrechan las arterias que transportan la sangre del corazón a los órganos del cuerpo, lo llamamos presión arterial alta o hipertensión. Si esto ocurre durante el embarazo, se dificulta el pasaje de la sangre a la placenta, lo cual puede afectar al crecimiento del bebé.  

Normalmente, la hipertensión desarrollada durante el embarazo -llamada hipertensión gestacional- ocurre durante la segunda mitad y desaparece después del parto.  

Si tenías la presión arterial alta antes del embarazo es muy importante que sigas controlando este problema.  

Preeclampsia  

La preeclampsia es una alteración de la presión arterial que suele aparecer durante el segundo o tercer trimestre. Aunque no se conocen las causas exactas, sí que hay algunos factores de riesgo:  

  • Es tu primer embarazo.  
  • Ya has sufrido preeclampsia en otra ocasión.  
  • Tienes antecedentes familiares.  
  • Padeces obesidad.  
  • Tienes antecedentes de presión arterial alta.  
  • Tienes diabetes.  

Para prevenir la preeclampsia, debes comprobar periódicamente la presión arterial y, en el caso de que tengas diabetes, controlarla antes de tener al bebé.  

 

Diabetes gestacional 

Durante la 20ª semana de gestación pueden aparecer niveles elevados de azúcar en sangre. Esto puede derivar a complicaciones en la salud de los recién nacidos y un mayor riesgo postparto de obesidad, presión arterial alta y diabetes tipo 2 para la mamá y el bebé.  

¿Cómo prevenirlo? Es muy importante que te mantengas saludable. Procura comer frutas y verduras, mantenerte activa y, sobre todo, moderar el consumo de azúcar durante el embarazo.  

 

Parto prematuro 

Cuando las contracciones regulares provocan la apertura del cuello del útero antes de la semana 37 del embarazo, lo llamamos trabajo de parto prematuro. Esto puede provocar un nacimiento prematuro, lo que conlleva mayor riesgo de tener problemas de salud.  

Los órganos vitales como los pulmones y el cerebro del bebé terminan de desarrollarse en las últimas semanas (39 a 40), por lo que los recién nacidos prematuros necesitarán atención médica especial.  

Aborto espontáneo o muerte fetal  

Hablamos del aborto espontáneo cuando se pierde al bebé de manera natural antes de la semana 20 del embarazo. Algunos síntomas son cólicos abdominales, calambres o sangrado vaginal.  

En la mayoría de los casos no hay manera de impedir los abortos espontáneos, ya que suelen ocurrir por problemas cromosómicos que hacen imposible el desarrollo del bebé.  

Si se pierde al bebé tras la semana 20 de gestación, lo llamamos muerte fetal. Puede ser consecuencia de un problema de la mamá, de la placenta o del feto. Aunque en muchos casos la causa es desconocida, es importante que la madre se mantenga saludable para evitar enfermedades como las que hemos mencionado anteriormente.  

Depresión  

Aunque se trata de una afección médica tratable, es muy importante hacer un seguimiento a la salud mental de la mamá, ya que es muy común que tanto la depresión como la ansiedad aparezcan durante y después del embarazo. 

Si sientes que estás experimentando algún problema de este tipo, no dudes en pedir ayuda.  

 

¡Recuerda! Aunque en ocasiones las mamás no puedan controlar ciertos problemas durante el embarazo, siempre se pueden reducir los riesgos de sufrirlos. Además, todas necesitamos ayuda durante estos meses para informarnos lo máximo posible sobre esta etapa y para mantener nuestra mente saludable. ¡En Comat Matronas estamos contigo! 

 


Compartir

¿Qué pruebas hay que realizarse durante el embarazo?

¿Te has quedado embarazada? ¡Enhorabuena! Llega el momento de pensar en tu salud y en la de tu bebé, y para eso todas necesitamos cuidarnos e informarnos lo máximo posible. Por ello hoy en Comat queremos hablaros de las pruebas que tienes que realizarte durante esta etapa, divididas en tres trimestres. ¡Muy atenta!  

PRUEBAS DEL PRIMER TRIMESTRE  

¡Comenzamos! En la semana 7-8 de tu embarazo tendrás que realizar la primera visita al ginecólogo para que compruebe el latido del bebé y si está bien insertado.  

En esta consulta te pedirán una serie de analíticas para verificar que todo está en orden:  

1.- Hemograma. 

2.- PAPPA y BHCG, parámetros para valorar el riesgo de Síndrome de Down.  

3.- Serología:  

  • VIH 
  • Sífilis 
  • Hepatitis B y C 
  • Rubeola 
  • Citomegalovirus 
  • Varicela 
  • Toxoplasmosis   

4.- Cultivo vaginal. 

5.- Test de O’Sullivan en los siguientes casos: 

  • Mujeres de más de 35 años 
  • IMC mayor de 38 
  • Familiar de primer grado diabético 

6.- Grupo sanguíneo y test de Coombs.  

En la semana 12 se revisarán estas pruebas y se hará una segunda ecografía para comprobar que el embarazo es saludable. ¡Y con esto tendríamos el primer trimestre superado!  

 

PRUEBAS DEL SEGUNDO TRIMESTRE 

Vamos con la segunda etapa de tu embarazo. ¿Sabes qué pruebas tocan ahora? Muy sencillo:  

1.- Ecografía morfológica de las 20 semanas. Se trata de una exploración detallada de la cabeza a los pies de tu bebé para descartar una anomalía ecográficamente detectable.  

2.- Medición del cuello del útero. De esta manera, se comprueba que no existe riesgo de parto prematuro. Para pacientes con factores de riesgo, además, habrá que comprobar los flujos Doppler de las arterias uterinas.  

3.- Test de O’Sullivan en la semana 25. Con esta prueba se obtiene información sobre cómo estáis tolerando los hidratos de carbono en el embarazo.  

4.- Por último, muy importante vacunarse:  

  • Tosferina en la semana 30 aproximadamente.  
  • Rh en las gestantes que son Rh negativas.  

¡Completado el segundo trimestre! 

 

PRUEBAS DEL TERCER TRIMESTRE 

¡Ya queda menos! ¿Qué analíticas tenemos que hacernos en las semanas 35-36? 

1.- Hemograma  

2.- Coagulación  

3- Urocultivo  

4.- Despistaje de enfermedades infecciosas:  

  • Virus hepatitis B 
  • Virus hepatitis C 
  • VIH 

5.- Despistaje de Estreptococo grupo B a nivel vaginal y rectal. Esta prueba tiene una caducidad máxima de 5 semanas, por lo que hay que realizarlo a partir de la semana 35 para que sea útil.  

Todos los resultados serán revisados por el ginecólogo, la matrona y el anestesista.   

¿Te has quedado con todo? Si hay algo que no tengas claro, no dudes en preguntarnos. Haremos lo posible para que estés preparada para un embarazo saludable. ¡Estamos contigo!   


Compartir

La regla tras el parto: todo lo que debes saber

Después de tantos meses sin la regla, ¿cuándo me va a volver? 

Muchas os hacéis esta pregunta después del parto y nuestro consejo siempre es el mismo: hay que tener paciencia. Tanto para las que antes del bebé hayáis tenido ciclos tan puntuales como un reloj como para las que, por el contrario, siempre hayáis sido irregulares, la regla no os vendrá automáticamente después del parto. ¡El cuerpo tiene que readaptarse a los cambios hormonales! 

¿Cuándo me volverá la menstruación? 

La primera menstruación suele aparecer entre las 4 y las 8 semanas posteriores, pero si estás amamantando lo más probable es que no te venga durante los primeros seis meses o incluso que se alargue hasta el final de la lactancia. Lo cierto es que no hay un tiempo determinado para esta vuelta, ¡cada mujer es un mundo! 

Primer ciclo menstrual: ¿Será distinto a los anteriores?  

La primera menstruación después del parto suele ser bastante abundante. Además, es común que los síntomas que tenías antes de concebir hayan cambiado: muchas mamás que padecían reglas dolorosas notan mejoría por la ausencia de rigidez muscular del útero.  

Para algunas este cambio es permanente, pero en muchas ocasiones, cuando la situación se normaliza y el útero vuelve a su estado habitual, las reglas acaban siendo como eran previamente.  

He tenido un sangrado. ¿Es la regla?  

Durante la etapa postparto es posible que experimentes pérdidas vaginales llamadas loquios, unos sangrados que pueden alargarse hasta los 50 días desde que tuviste a tu bebé. Por tanto, si tienes un sangrado durante esta etapa, lo más seguro es de que no se trate de tu primera regla, sino de algo puntual.  

¿Si me vuelve la regla tendré menos leche?  

Aunque no debería producirse una bajada de producción, muchas mamás sienten que sí les pasa. Además, durante la menstruación la leche puede cambiar de sabor y volverse algo más salada, lo cual provoca en ocasiones que el bebé lo note y mame menos. ¡Pero no tenemos que preocuparnos! En pocos días todo vuelve a la normalidad.  

 

¿Tienes más dudas? ¡Pregúntanos lo que quieras! Recuerda que siempre puedes contar con el abrazo Comat.  


Compartir

Qué es la piel con piel y por qué es esencial tras el parto

Los psicólogos dicen que hay cinco tipos de idiomas del amor, pero para los bebés recién nacidos solo se registra uno: el contacto físico. 

Cada vez escuchamos más el contacto piel con piel, que consiste en colocar al bebé en el momento del nacimiento sobre la piel de su madre durante unas dos horas. Sin embargo, aunque en la actualidad lo estemos escuchando más que nunca, no se trata de una moda, sino de una necesidad biológica. 

El contacto piel con piel provoca una liberación de oxitocina -conocida como la ‘hormona del amor’- en la mamá. Ayuda a que el útero se contraiga, lo que reduce la hemorragia y también calienta el cuerpo de la madre. Esto da comodidad al bebé, hace que llore menos reduce las tasas de hipoglucemia.  

Ventajas de la piel con piel 

Tras abandonar los nueve meses en nuestro vientre el bebé sigue necesitando esa piel materna, ese olor, esa suavidad y esa temperatura que le da nuestra piel para favorecer su desarrollo físico y emocional, el cual debe permanecer siempre a lo largo del crecimiento del bebé.  

¿Sabes qué ventajas tiene la piel con piel?    

  • Regula la temperatura corporal.  
  • Mejora la respiración.  
  • Ayuda a la involución uterina.  
  • Facilita la lactancia y el buen agarre.  
  • Favorece el vínculo afectivo con el bebe.  
  • Tanto el bebé como la mamá se sienten más tranquilos y seguros. ¡Necesitamos disfrutarnos!   

Es importante señalar que el afecto y la conexión física a través del tacto amoroso no debe parar, y no debería parar, después de salir del hospital. Los masajes infantiles regulares proporcionan beneficios permanentes para el bebé y los padres. 

Cuándo lo hacemos en Comat Matronas 

Siempre. En Comat creemos que esta práctica es vital y lo recomendamos incluso cuando se practica una cesárea. Si la madre no está en condiciones físicas o emocionales para hacerlo, se deja que lo haga su pareja u otro familiar.   


Compartir

Para más información puedes escribirnos a:

o llamarnos al teléfono:

  • 957 004 600

Se ha recibido un incentivo de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, de la Junta de Andalucía, por un importe de 6.316 euros, cofinanciado en un 80% por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER para la realización del proyecto DESARROLLO DISEÑO WEB – GESTION PARA SERVICIOS SANITARIOS con el objetivo/linea SERVICIOS AVANZADOS, Tipología PROYECTOS DE INCORPORACIÓN DE SERVICIOS AVANZADOS PARA LA GESTIÓN EMPRESARIAL y Subtipología APOYO A LA GESTIÓN EMPRESARIAL DE INCLUIR EL OBJETIVO, al amparo de la Orden de 5 de junio de 2017, de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la agencia de innovación y desarrollo de Andalucía para el desarrollo industrial, la mejora de la competitividad, la transformación digital y la creación de empleo en Andalucía.