ComatMatronas

Comat Matronas: Tu matrona de confianza

COMAT MATRONAS somos un equipo de matronas que desarrollamos nuestra actividad en Córdoba desde hace más de nueve años. Proporcionamos una atención integral a la mujer durante el proceso de embarazo, parto y puerperio, desde una perspectiva científica y humana. Nos avalan nuestra experiencia y los magníficos resultados obtenidos en términos de indicadores de salud materno-infantil y de satisfacción de la mujer, pareja y familia destinataria de nuestros cuidados.

Nuestros servicios

ATENCIÓN AL PARTO
En este momento de vuestra vida, te ayudamos a tomar conciencia plena de tu cuerpo, aquí y ahora
SESIONES DE POSTPARTO
Todos los miércoles te esperamos a partir de las 11.00 en la Unidad de La Mujer del Hospital San Juan de Dios
Frédérick Leboyer

“… El trabajo ha empezado… Se ha levantado la tempestad, llega una contracción, una ola, le seguirá otra y todavía una más. Llevo la atención a las sensaciones. No puedo ignorar la contracción, la tempestad. Tú quieres saber todo de ella, saber su secreto, sondear el abismo, ver, conocer el fondo. Así pues, en lugar de dar la espalda a la contracción, en lugar de huir, igual que una caricia… tú la sigues, la sientes. Cuando llega la ola, te zambulles en ella, te dejas llevar… sin resistencia, sigues espirando, mientras la ola va pasando y tu vientre se va aflojando… Espirar, vaciarse, en lugar de coger aire… Abrirse, ofrecerse, en lugar de bloquear, que significa luchar, hacer fuerza, esforzarse, cerrarse… Dejarse ir… o más bien… ir con, entrar en movimiento, seguir un ritmo, dejarse llevar dentro de la ola”

Consulta de Lactancia Materna con Rosa Llamas, consultora IBCLC en la Unidad de la Mujer del Hospital San Juan de Dios de Córdoba

La experiencia de nuestras mamás
con Comat Matronas

Mi experiencia de parto con vosotras sólo puedo describirlo como una experiencia maravillosa. En todo momento estuvieron súper pendientes de mí. Sin duda fue el mejor parto de los tres que he tenido. Me disteis muchísima tranquilidad y todo fue como la seda. Lo que jamás olvidaré fue el momento en el que la matrona me dijo que si quería ver salir a mi hija, mirase la lámpara que hacía de espejo y no lo dudé, verla salir ha sido lo más bonito del mundo. Y cuando al fin la tuve encima mía, me enamoré por tercera vez. Mi princesa África era perfecta. Gracias

“Para ayudar a un bebé a cruzar el desierto de los primeros meses de vida, para que deje de padecer la angustia de sentirse aislado, perdido, hay que hablarle a su espalda, hay que hablarle a su piel, que tiene tanta sed y hambre como su vientre. Los bebés necesitan leche, sí. Pero aún más ser amados y recibir caricias”

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.